Patinar sobre hielo, mi forma de ser y de vivir

Patinar sobre hielo, mi forma de ser y de vivir

Usuarios

 

patines sobre hielo

Cuando me preguntan por mi deporte favorito hago memoria para recordar todos los que he practicado hasta dar con el que hoy por hoy, simboliza una forma de vida para mí. Este deporte es el patinaje sobre hielo.

Muchos deportistas recurren a la expresión ‘mi forma de vida’ a la hora de hablar del significado que tiene para ellos su deporte, por tanto, parece más una frase hecha que algo verdadero. Mi realidad y la de muchas personas como yo, es que me dejo la piel en lo que hago; y adoro hacerlo, por ello me permito considerarlo como mi forma de vida.

Patinaje sobre hielo, técnica y concentración

Es un deporte muy complejo, ya que conlleva tener mucha técnica. A la hora de entrenar es imprescindible dar el cien por cien de uno mismo, y comprometerse. Requiere estar mentalizado sobre lo que se va a hacer dentro de la pista, que es patinar concentrándose en cada acción y aprovechando cada minuto en el hielo.

La técnica requerida obliga a tener un grado muy alto de concentración a la hora aplicar cada movimiento y paso en el hielo la explicación teórica del entrenador. Es un trabajo que necesita muchos años de aprendizaje y a veces es complicado adquirirla por completo. En ocasiones ni los mejores patinadores lo logran al cien por cien.

Tener flow

Otro factor que influye muchísimo a la hora de patinar es el estilo que se tiene patinando. Éste es único y propio de cada patinador, es como la huella dactilar, no vamos a encontrar dos patinadores con el mismo. Una de las cosas que destaca a un buen patinador es su capacidad para transmitirte el patinaje, es decir, hacértelo llegar. Hacer que parezca que lo que hace, es fácil. En nuestro mundo, a eso lo llamamos ‘tener flow‘,  que se puede traducir por tener soltura a la hora de patinar, una soltura digna de admirar, que se tarda mucho tiempo en adquirirla.

El patinaje es un deporte que se reconoce por ser sumamente bello, pero detrás de toda esa belleza, que es la parte que se le muestra a todo el mundo, hay mucho mas. Horas y horas de entrenamiento, años de perfeccionamiento y renuncias, dado que tienes que dedicarle prácticamente tu vida al hielo.

También debes tener un gran control mental para saber aguantar los bloqueos y la frustración que surgen durante los años de recorrido.

patinar sobre hielo , mi forma de ser y de vivir

Sin miedo a caer

Un buen patinador no tiene miedo a caerse, eso es algo que es ley de vida en el patinaje, si te caes, te levantas; así aprendes a patinar, no hay otra opción. El miedo del patinador, esta en fallar, en no dar la talla porque a pesar de que tú des tu vida y lo consideres como tal casi nunca recibes lo que esperas. Aun así para mi no existe mejor forma de vivir, pues el patinaje no solo forma parte de mi vida sino también constituye lo que soy.

2 Comentarios

  1. Un deporte precioso, y muy exigente, sí, requiere un esfuerzo enorme; pero si lo disfrutas, adelante. Seguro que tus esfuerzos reciben recompensa.

  2. Una afición muy bonita, a ver si llegas lejos como Javier Fernández.

Deja tu comentario

Da una calificación