El sol y tu piel

El sol y tu piel

Usuarios

La incidencia del cáncer de piel aumenta un 4% cada año y la radiación solar ultraviolada es el principal elemento que interviene en su aparición. El Dr. Joan Ramón Garcés, miembro de la plataforma Thedoctors.es y Jefe Clínico del Servicio de Dermatología del Hospital de Sant Pau, recomienda fotoprotecteccón y  dieta solar como las principales pautas para prevenir la aparición del cáncer de piel. “Una correcta prevención y concienciación de los elementos de riesgo, junto a un diagnóstico precoz del cáncer de piel son la clave para una curación total”.

FACTORES DE RIESGO

  • La constitución determinada del paciente (su genética);
  • las agresiones exteriores nocivas (productos químicos,  pesticidas, fármacos inmunosupresores, algunos virus…);
  • y el elemento de mayor relevancia, la radiación solar ultravioleta.

Una quemadura solar, sobre todo en la infancia, puede desarrollar en un futuro un cáncer de piel. Y a más quemaduras, más posibilidades”. Pero esto no significa que haya que demonizar al sol. “El sol es bueno e imprescindible para la vida, simplemente hay que aprender a relacionarse con él”.

 

VISITA AL DERMATÓLOGO

Cualquier célula cutánea es capaz de propagarse de manera autónoma e ilimitada invadiendo los tejidos vecinos y conformando lo que denominamos un cáncer de piel. “Aunque se manifiesten de formas diferentes, cualquier lesión (grano, costra, cicatriz, herida, bulto, peca…) que aparezca, cambie, sangre o crezca sin motivo aparente y no tienda a la curación debe ser controlada por un dermatólogo. La gran mayoría de cambios y lesiones en la piel no son un cáncer, pero es importante consultarlo con el especialista, que mediante una biopsia cutánea indolora podrá analizar y ver si realmente es lesión maligna o no. Un diagnóstico precoz representa la total curación”, nos aclara el Dr. Garcés.

 

El sol y tu piel

 

LOS MÁS PROPENSOS

  • Las personas que tienen poca melanina (pigmento que protege la piel del sol), con ojos claros y cabello rubio o pelirrojo, y que se queman con facilidad al tomar el sol, cuentan con 20 y 30 veces más posibilidades de tener cáncer de piel que las morenas que se broncean con facilidad.
  • Los pacientes con un deficiente sistema inmunitario (defensas), están también más debilitados frente a la aparición de un tumor cutáneo.
  • Las personas con nevus atípicos (lunares de forma irregular y un poco más grandes de lo habitual) o que los tengan en gran cantidad (más de 20)  tienen más posibilidad de aparición de cáncer de piel.
  • Pacientes con una historia familiar o personal de cáncer de piel.
  • En los países con más insolación, cercanos al ecuador terrestre, la población de piel clara con fototipos desprotegidos tiene más incidencia.“Es preciso remarcar que las consecuencias no son inmediatas. Una quemadura de hoy no produce un cáncer al día siguiente, sino que es un inicio de un trastorno en el núcleo de la célula”.

PREVENCIÓN: FOTOPROTECCIÓN Y DIETA SOLAR

• No se pueden variar las condiciones meteorológicas de contaminación, latitud, altitud, espesor de la capa de ozono… pero sí se puede evitar las horas del día con mayor irradiación con la “regla de la sombra” que permitirá saber cuándo estamos en riesgo de insolación. “Si hay sol hay sombra y mientras que la sombra se va alargando, disminuye el riesgo de insolación. En cambio cuando la sombra que proyectamos es casi inexistente significa que el riesgo de insolación es muy alto y tendremos que protegernos”: indumentaria adecuada (sombreros, ropa apropiada,…), gafas de sol con filtro, y para las zonas corporales descubiertas cremas de protección.

• En cuanto a la alimentación, el doctor Garcés recomienda administrar por vía oral sustancias protectoras específicas en forma de alimentos o complejos vitamínicos que consiguen disminuir el daño que puedan causar los rayos del sol. Básicamente son los carotenos, los ácidos grasos insaturados (aceite de hígado de bacalao y pescados), el selenio, los polifenoles del té verde (y en menor medida el negro), el picnogenol (extracto de pino francés), el resveratrol (que se encuentra en las uvas y el vino tinto), el ácido ferúlico (estabilizador de las vitaminas C y E), etc.

 

Si te interesó este tema quizá te interese también Decálogo para cuidar la piel en verano

 

4 Comentarios

  1. Yo tengo muchas pecas y el tema del sol me da mucho respeto. Así que protección máxima y sombra. Lo que no me había planteado es el tema de tomar suplementos por vía oral, pensaba que simplemente llevando una dieta sana bastaba. Pero en este tema nada está de más. 😉

  2. Muy interesante lo de las vitaminas, pero ¿hay una dieta alimentaria que pueda ayudar a protegerte?

    • ¡Hola Laura!
      En principio los alimentos ricos en betacaroteo: espinacas, zanahorias, cebada, berros, cebollino, pimiento, remolacha, repollo, col rizada.
      Un saludo

Deja tu comentario

Da una calificación