La ducha como tratamiento de belleza

La ducha como tratamiento de belleza

Usuarios

Sin salir de casa, en tu cuarto de baño y con los productos que tú elijas. Aquí tienes algunas pistas para sacar el máximo partido al agua y hacer de este momento de higiene diaria todo un tratamiento.

 

TONIFICANTE O RELAJANTE

¿Conoces la aromaterapia? Usa aceites esenciales de plantas, cortezas, hierbas y flores con el fin de promover el bienestar tanto físico como psicológico. Muchos geles de baño hacen uso de esta terapia ancestral (ya se usaba en la Antigua Grecia) e incluyen en sus composiciones aromas relajantes (lavanda, melisa, azahar…) que favorecen el descanso, ideal si te duchas antes de acostarte. O energizantes (menta, geranio, romero, limón…) para levantarte y empezar la jornada con entusiasmo.

 

Anais Gómez-C. Relax, take it easy. Verano y mil tormentas.

ADIÓS A LAS CÉLULAS MUERTAS

Puedes limitarte a enjabonar la piel o aprovechar para pulirla con una exfoliación: afina la epidermis, la ilumina, suaviza, alisa, activa la circulación y cierra el poro. Además, la deja preparada para los beneficios de tratamientos posteriores, porque la limpia en profundidad liberándola de células muertas. Es un gesto agradecido que se ve y se nota al instante. Puedes realizarlo con un guante de crin, friccionando suavemente y sin irritar, o con un gel granulado que sustituya al de ducha. En este caso te recomendamos Exfoliante Divino de Caudalie (27 €, 150 g.), gommage ultrafundente que se transforma en leche al entrar en contacto con el agua. Su perfume (pomelo, hoja de violeta, rosa búlgara, cedro, vainilla, almizcle, azahar y jazmín) te encandilará.

 

PIERNAS LIGERAS

Utiliza un chorro tonificante para eliminar el gel. Deja correr el agua caliente por el cuello para relajar las cervicales y acaba con agua fría a presión sobre las zonas con celulitis para movilizar la grasa: empieza con movimientos circulares de nalgas a pies y termina con pasadas ascendentes de tobillo a rodilla. Continúa el tratamiento de pecho, o alterna cada día uno.

 

SENOS FIRMES

Un masaje con agua fresca mantendrá el pecho turgente más tiempo. Y no es tan duro como parece. Con la ducha de teléfono en una mano, levanta el otro brazo y dirige el chorro a presión en movimientos circulares, tres veces a un lado y tres veces al otro. Baja el brazo y cambia: coge la ducha con la mano del brazo que estaba en alto y sube el del pecho que vas a masajear ahora. Pon el agua lo más fría que aguantes.

 

PELO SUAVE

Ponte una mascarilla. Para hidratar y nutrir tu pelo, nada como una mascarilla que permanezca en el cabello de 5 a 10 minutos. Y la ducha es el mejor momento para ello. Nuestra propuesta, BC Fibre Force Tratamiento Fortificante de Schwarkopf Professionnal (17,75 €). Repara y fortalece el cabello debilitado, regenerándolo en profundidad.  Mientras actúa, cierra el grifo y aprovecha para depilarte (cuchilla, crema depilatoria e incluso máquina eléctrica) o eliminar durezas con piedra pómez en pies, talones, codos…

 

CUTIS DE ENSUEÑO

Aprovecha que estás bajo el agua para realizar un peeling un día a la semana. Lo ideal es hacerlo el mismo día que el tratamiento capilar: libera tu piel de impurezas y lava el cabello. El agua caliente hará un efecto sauna que abrirá tus poros y los hará más receptivos a una mascarilla que aplicarás después de la capilar. Al cabo de 10 minutos, aclara ambas con abundante agua fresca.

 

 

 

 

 

3 Comentarios

  1. Que bueno !! Una gran ducha rejuvenece y te llena de energía

  2. He leído este tema con mucho interes y me ha parecido práctico ademas de facil de leer. No dejeis de cuidar esta web, es muy buena.

  3. Me encantan estas duchas en las que realmente aprovechas a hacerte “cuidados especiales”. Las veces que tengo más tiempo, sí que aprovecho al cuidado del pelo y del cuerpo y cara con exfoliaciones. Y salgo como nueva.;)

Deja tu comentario

Da una calificación