Piensa en positivo

Piensa en positivo

Usuarios

 

Tristeza, irritabilidad, fatiga, molestias en el estómago… El otoño, con la bajada de temperaturas y la disminución de la luz, puede ser difícil de llevar. Aquí tienes algunas pautas para afrontarlo lo mejor posible.

¿Te notas cansad@, con ansiedad, irritabilidad y dificultad de concentración para hacer las tareas diarias? Son síntomas de estrés que se dan particularmente en esta época del año, cuando los días son más cortos y las jornadas laborales más largas (a pesar de que, en la actual coyuntura, se valora más que nunca tener trabajo o estar en activo) y las vacaciones quedan muy lejos (tanto las pasadas como las futuras).

¿La solución? Adoptar una actitud positiva. Con una sonrisa, para sobrellevar mejor el día a día y aderezar el trabajo con otras disciplinas. Muchas veces, con el principio de curso, nos planteamos otra forma de vida, actividades diferentes, aprender nuevas materias, emprender retos… Lo importante es no ponerse objetivos inalcanzables porque sólo nos llevarán a la frustración. Hay que aprender a gestionar el tiempo y, si es necesario, hacer un replanteamiento de la forma de vida, mejorar hábitos alimenticios, sacar tiempo para hobbies… En definitiva, ser más felices.

Piensa en positivo

penso positivo (i think positive). pinkarman

Hazte con una agenda. Hay que aprender a repartir responsabilidades con nuestro entorno. Uno no puede hacerlo todo. Pide colaboración a los de tu alrededor para el día a día, y resérvate un tiempo para actividades que te produzcan placer. Anota en una agenda todo lo ‘pendiente’ dentro de un orden real, previamente establecido. La rutina da seguridad. Cuando dejamos de lado las prisas y las exigencias, de repente el mundo se vuelve un lugar amable y lleno de posibilidades.

Practica ejercicio. Además de mantener la línea, libera endorfinas. El ejercicio hace que nos sintamos bien, con más vitalidad y alegría. Con el esfuerzo, liberamos estas pequeñas proteínas que producen efecto sedante, además de disminuir la ansiedad y mejorar el bienestar. Actividades como andar al aire libre, practicar yoga, correr o incluso tonificar sin salir de casa contribuyen a ello.

Duerme bien. Los expertos aconsejan intentar dormir ocho horas diarias para regular mejor el reloj biológico. Si es necesario podemos recurrir a relajantes naturales (manzanilla, espino blanco, tila, amapola) para mejorar los trastornos del sueño asociados a estrés. Elige aquellos que no provocan somnolencia durante el día. Si el problema es la menopausia, podemos recurrir a la melatonina.

Este otoño, relájate. Para liberar la tensión acumulada durante el día, realiza pequeños ejercicios que alivien el malestar causado por el estrés o por una mala postura. Puedes darte un automasaje con un aceite relajante. No hace falta ser experto, basta con pasar las manos impregnadas por zonas tensionadas como la nuca, el cuello, los tobillos, las muñecas…

Dieta equilibrada. Toma alimentos ricos en litio y en magnesio (cereales, huevos, verduras, pescado, frutos secos…) y que contengan vitamina B (cereales, leguminosas, pan integral, aves…) para afrontar el día con la energía necesaria.

 

UN PLUS. También puede ayudarte algún complemento alimenticio con vitaminas que contribuyan a recuperar el optimismo y reducir la fatiga. Nosotros te proponemos: Micebrina En forma (10,90 €), que facilita al organismo la adaptación a las modificaciones climáticas y esfuerzos físicos. Vitaminas C, B6, B9 y B12, cinc, cobre, extracto de Panax Ginseng Meyer.

Arko Relax (4,95 €), a base de valeriana, que contribuye a la calidad normal del sueño; triptófano, esencial para que el cerebro segregue la serotonina que es un neurotransmisor cerebral, precursor a su vez de la melatonina, vital para regular el ciclo diario de vigilia-sueño; y vitamina B6 para reducir el cansancio y la fatiga.

 

 

 

 

 

3 Comentarios

  1. gracias por el articulo.

  2. Gracias por la información, tomo nota.

  3. Gracias por tus consejos.

Deja tu comentario

Da una calificación