Falso bronceado, color auténtico

Falso bronceado, color auténtico

 

Piernas y brazos, cara y escote, hombros y espalda. Es tiempo de tirantes, vestidos y minis, y piel caramelo. Si todavía el sol no ha conseguido proporcionarte ese tono, la solución es echar mano de los autobronceadores en todas sus versiones.

Todos los años es igual. De repente ves que la gente sale a la calle con vestidos superescotados, shorts, minis… y todo el mundo está bronceado como si en los puentes pasados más que exponerse se hubieran ‘chutado’ el sol. Todos menos tú, que todavía ni siquiera has echo el cambio de armarios. Pero bueno, entre jean y jean hay alguna mini que se puede poner sin medias, y camisetas básicas que nos ayudan a salir del paso.

 

auto

María Galland

Piel al aire ¡qué ganas! Si no fuera porque el color verde pálido todavía sigue instalado en tu cuerpo. Hay dos soluciones, la más natural (pero lenta y que requiere altas dosis de valentía) es salir así a la calle y en unos días de sol, simplemente con los paseos, desaparecerá ese tono de invierno.

Pero yo no me atrevo, prefiero color, aunque sea de bote. Así que he echado un vistazo a los métodos de autobronceado que hay en el mercado, y he seleccionado los que más me convencen.

 

EN CABINA

Elena Comes, directora del centro Le Petit Salon lo llama ‘Costa Azul’ por ese efecto sutil, “tan favorecedor y elegante, absolutamente alejado de esos morenos muy subidos, tan ‘demodé’ como poco ‘classy'”, nos dice. Primero se hace un peeling a base de polvos de avena y vitamina C, seguido de una ‘ducha’ con una mezcla personalizada que combina caviar y colágeno con diferentes concentraciones de DHA  (light, medium y dark) en función de un diagnóstico cromático del fototipo y la tonalidad de la piel en ese momento concreto.

Se realiza de pie, con una pistola pulverizadora de máxima precisión, siempre a la misma distancia, para distribuir el producto de manera homogénea y evitar diferencias de tono. La pulverización se repite dos veces para que el autobronceador alcance cada rincón del cuerpo y del rostro. Se seca con un secador de mano durante unos minutos. Al salir de la cabina se nota un ligero tono, pero el resultado definitivo tarda unas 8 horas. 79 €.

 

EN CASA

Al final es la opción con la que casi todos nos quedamos porque es la más práctica, y económica. Lo único a tener en cuenta es exfoliarse antes y lavarse las manos después.

 

 

365 Body Glow Fix de Nip+Fab. Un agradable tono dorado. Recomendable para todo tipo de pieles y apto para aplicarse tanto en el cuerpo como en la cara. Además de broncear, como efecto de sus activos de té blanco y vitamina E, ilumina e hidrata. Rápida absorción que evita las manchas en la ropa. PVP: 9,95 €.

 

 

 

 

197 Autobronceador de cara y cuerpo de María Galland. Con concentrado DHA que consigue un resultado natural y uniforme, mientras aporta hidratación y garantiza su durabilidad. La tecnología DHA reacciona al contacto con las proteínas de la piel generando un bronceado inmediato que se intensifica progresivamente hasta alcanzar su máxima intensidad en 24 horas. Entre sus activos principales destaca la quecetina, un poderoso flavonoide que se obtiene de la acacia japonesa o árbol de la miel. Este ingrediente protege la epidermis y fortalece las defensas naturales de la piel.PVP:  33,50 €.

 

 

 

 

 

 

St. Tropez Gradual Tan Everyday Mousse, nueva formula de secado instantáneo, que otorga gradualmente a la piel un tono dorado muy natural. Ligera y aterciopelada textura y aloe vera, penetra rápidamente en la piel. La novedosa tecnología de fragancia AromaguardTM, reduce un 70 % el mal olor del DHA, dejando solo una sutil y refrescante fragancia. De venta exclusiva en los centros de El Corte Inglés. PVP:  36,50 €

 

 

 

 

Leche Corporal Autobronceadora Tacto de Seda de Nuxe, 22,90 €.

 

 

 

 

Si te gustó este tema, también puede interesarte:

 

1 comentario

  1. Yo uso autobronceador todo el año porque me gusta tener un cierto color todo el año y como ahora hasta los vestidos de invierno son sin mangas pues queda mucho mejor con un tono. También me pongo en la cara porque no uso maquillaje. Y en verano, como no tomo el sol, me pongo cada dos o tres días después de la ducha.

Deja tu comentario

Da una calificación