Cosmética a descubrir

Cosmética a descubrir

cosmética a descubrir

 

Hace apenas unas semanas que me invitaron a un evento para presentarme, no un producto cosmético como es habitual, sino un club donde conocer el cosmético de mano de personas que no son físicos, ni químicos o vendedores, relaciones públicas… O sí, porque se trata de consumidores, como tú y cómo yo, que cuentan su propia experiencia con una crema, cómo les ha ido, qué les parece la textura, su aroma, etc. Es el club de las testadoras.

Es una comunidad en la tod@s podemos participar. Tan sencillo como apuntarte, rellenar una ficha con tus características personales de tipo de piel y demás y cada vez que una marca, son muchas las colaboradoras, encuentre un producto idóneo para ti podrás testarlo y expresar tu opinión al respecto. Así siempre encontrarás una opinión sobre la experiencia de un consumidor o consumidora sobre el producto que has visto en la tienda y que no estás segura de si será el más adecuado para ti.

Las testadoras, o sea tú si quieres, cuentan en primera persona qué les ha parecido la textura, el olor, cómo le ha funcionado… de manera que quien esté interesado en ese producto, por ejemplo tú misma, descubran cómo es, de verdad, un cosmético. Es como si nos lo contara una amiga, pero con la ventaja de que siempre tendremos una cerca de nosotros, a golpe de click, con nuestros mismos problemas y necesidades de piel.

 

Mi experiencia

Además de conocer el club me comprometí a probar mis productos adecuados de Bioderma, que era la ‘marca invitada’ en esa ocasión. Este es el programa completo que me dieron a probar:

Solución Micelar Desmaquillante. Me gusta el tamaño, 500 ml, y su forma de aplicación. No necesitas volcar ni apretar el bote, basta con presionar un algodón sobre el dispensador, y obtendremos la cantidad justa y necesaria para desmaquillarnos. Me encanta para eliminar la máscara y el lápiz de labios, pero para desmaquillar todo el rostro no me termina de convencer. Tienes que pasar un algodón y otro, y otro y otro, parece que nunca se acaba. No soy yo muy partidaria de las aguas micelares para una limpieza total, prefiero las leches o los geles con aclarado; bien es cierto que es cuestión de gusto porque si tienes la paciencia de pasar el algodón tantas veces como necesites hasta que salga completamente blanco, la limpieza es completa, y además la piel queda con una sensación muy agradable, pero como digo, yo prefiero eliminar primero el maquillaje de ojos y labios con este tipo de productos y después una limpieza con agua y luego tonificar e hidratar.

Sensiobio eye, contorno de ojos. Un cuidado imprescindible, de textura muy agradable, se absorbe de inmediato.

Hydrabio perfecteur Spf 30. Hidratante para pieles sensibles, y deshidratadas, como la mía, no porque no me la cuide adecuadamente sino porque por algún motivo no retengo bien el agua. Textura superagradable, su aroma y color, rosa, se traducen en una experiencia sensorial cuando la aplicas. Además una protección 30 es una tranquilidad considerable, sobre todo ahora que el sol empieza a jugar de las suyas, apareciendo y desapareciendo cuando menos te lo esperas y los días se alargan. Su difusor impide que se contamine, no necesitas meter el dedo y así se mantiene con todas sus cualidades hasta el final, aunque bien es cierto que, precisamente por este tipo de formato no se aprovecha en su totalidad, quedando parte del producto pegado a las paredes, lo que unido a su escaso tamaño, 40 ml, lo convierte casi en un producto de viaje más que de diario.

Matricium. Tratamiento de regeneración de la piel. 30 monodosis de uso preferentemente nocturno aunque se pueden dividir y aplicar media ampolla por la noche y el resto por la mañana, pero nunca usarla pasadas 24 horas pues pierden el efecto. “Se compone exclusivamente de elementos presentes de forma natural en la piel y esenciales para la vida, la funcionalidad y la regeneración de las células”. Mi experiencia, en su uso exclusivamente nocturno, es que por la mañana te levantas con una buena piel, nada hinchada y como ‘más gordita’. Con los días la noto como más consistente. Su textura parece agua, da mucho de sí y yo la aplico hasta el escote (como todos los productos), hay que masajear unos segundos para su total absorción, y es necesario usar después un tratamiento nutritivo porque la piel queda tirante. Creo que es un buen tratamiento de choque para usar cada cambio de estación.

Deja tu comentario

Da una calificación