¡Que alegría ver sin gafas!

¡Que alegría ver sin gafas!

 que alegria ver sin gafas

Cuando cumplí los 40 empezaron mis problemas con la vista, tantas horas frente a la pantalla del ordenador me pasaron factura y mi ojos de lince dejaron de ver con nitidez. Tuve que acudir al oftalmólogo para que me revisara la vista y ponerme mis primeras gafas de présbita. Como no estaba acostumbrada a llevarlas, muchas veces me las dejaba olvidadas en casa o en el trabajo y así me pasaban cosas, como irme a comprar unos zapatos o un vestido y acabar con uno que rebasaba mi presupuesto porque no había visto bien el precio y cuando llegaba a casa y leía lo que había pagado, con gafas, ¡sorpresa¡ era bastante más caro de lo que yo había visto.

Más tarde tuve que pasar a las gafas progresivas, porque ya no veía bien ni de cerca ni de lejos. Otra experiencia, porque hasta que te adaptas, vas como un poco perdido y sobre todo cuando tienes que bajar unas escaleras, no sabes si lo harás de peldaño en peldaño, de dos en dos o rodando. Pero al cabo de un tiempo te acostumbras (a unos nos cuesta más que a otros) y ya los únicos problemas que tienes es que las gafas se mojan con la lluvia, se empañan con el contraste de temperatura o se te manchan y las tienes que limpiar a menudo.

La buena noticia es que ahora existen lentillas para la presbicia. ¡Que alegría volver a ver sin gafas¡ Es una buena opción, porque las otras son las gafas o pasar por el quirófano.

 

Lentillas para la presbicia

La tecnología ha cambiado nuestros hábitos de vida, como cada vez pasamos más horas delante de pantallas digitales, la presbicia o vista cansada aparece a una edad más temprana, en cinco años habrá 11 millones nuevos de présbitas en España.

Hasta ahora teníamos que ir pensando en usar gafas para ver de cerca, pero ahora El laboratorio Bausch+ Lomb , especializado en salud ocular, ha desarrollado ULTRA For Presbyopia, las primeras lentes de contacto para vista cansada, diseñadas especialmente para usuarios de pantallas digitales, y que enfocan a todas las distancias.  Están pensadas especialmente para personas que tienen más de 40 años y pasan más de 6 horas delante de pantallas digitales. Se mantienen hidratadas hasta 16 horas.

Habrá que ir a la óptica, pedir consejo al optometrista y animarse a probarlas, parece una buena opción.

 

Deja tu comentario

Da una calificación