Beneficios de la cocina al vapor

Beneficios de la cocina al vapor

Usuarios

cocina al vapor

 

Ahora que empezamos curso y queremos hacerlo bien, seguro que más de uno se plantea comer más sano, porque el verano, con todas sus ventajas y dulces sabores, nos ha dejado, no solo algún que otro kilo de más, sino muchas toxinas que el cuerpo no es capaz de asimilar durante largo tiempo. Para deshacernos de ellas, la cocina al vapor puede ser un buen comienzo.

 

Comer sano sin renunciar al sabor

Destierra la idea de que la cocina al vapor es insulsa, propia de personas que están a dieta o enfermas, porque es la mejor manera de sacar todo el partido a los alimentos ya que cocinando al vapor se conservan todos sus nutrientes, vitaminas y minerales. Al no añadir grasas ni aceites extra preservan todo el sabor, la textura y el aroma original, quedan más jugosos y además es superfácil de hacerlos, nunca se queman ni se pegan, y se pueden cocinar varios productos a la vez.

Al vapor, los alimentos se van cociendo poco a poco, sin sobrepasar los 100 ºC. Esto permite que sus nutrientes se conserven casi intactos, especialmente los de las verduras, que son los que se pierden con mayor facilidad.

Esta técnica consiste en cocinar los alimentos solo mediante el vapor que desprende el agua en ebullición (u otro líquido) sin que el producto llegue a tocarla. Los alimentos se hacen despacio, pero no es una técnica lenta. Una patata o una calabaza en trozos se hacen en 10 minutos. Y para preparar unos champiñones laminados, solo hacen falta 5 minutos. Para ello, basta con disponerlos en un recipiente perforado (un colador, una rejilla…) suspendido en la olla con agua hirviendo. También hay cestas de acero inoxidable, de bambú… Otra opción son los estuches de silicona o los aparatos eléctricos. En esta página podéis elegir el que más os guste y se adapte a vuestro bolsillo.

 

Ventajas de la cocción al vapor

Con este método no sumas calorías al alimento, ya que no necesitas añadir grasa o aceite. Un filete de bacalao, por ejemplo, de 100 g aporta 85 kcal; si lo rebozamos llega a las 200 kcal. Con esta técnica se ablandan las estructuras celulares de los alimentos lo que hace que se digieran mejor. Los platos cocinados de esta manera siempre suelen sentar bien. Disfrutas del sabor original de cada ingrediente. Cocinados al vapor, los pigmentos de los vegetales (con efecto antioxidante la mayoría) no se diluyen en el agua como al hervirlos, no se pierden y conservan su color original. Por ejemplo, el pigmento responsable del color verde de las verduras, la clorofila, se degrada con el calor y se disuelve en el agua, perdiendo su efecto antioxidante que la cocción al vapor preserva casi íntegramente.

 

Reglas a tener en cuenta para cocinar al vapor

  • Los alimentos mejor frescos. Esta técnica no enmascara los sabores, por eso es mejor usar productos frescos, de lo contrario, restará sabor al plato.
  • La vaporera debe tener cantidad de agua suficiente para que el vapor dure todo el tiempo que requiera la cocción. Una vez colocados los ingredientes, se tapa la olla para que el vapor no se disperse. Lo ideal es hacerlo a fuego medio.
  • Si la verdura es muy grande, conviene cortarla en trozos iguales para que todos se cocinen en el mismo tiempo. No hay que sobrecargar la cesta para que el vapor circule bien.
  • Lo ideal es cocer al dente, en su punto y con un toque crujiente. Si se hace demasiado, perderán textura y tendrán menos sabor.
  • Para cocinar pescados o carnes, lo único que hayque tener en cuenta es que la pieza quepa en el cestillo sin presionar, dejando el espacio suficiente para que el vapor la cueza de forma uniforme.
  • Las patatas se colocan en la vaporera antes de que el agua empiece a hervir. El arroz o cuscús se ponen sobre una hoja de col o espinacas.

 

Y eso es todo, así de sencillo. ¿Te animas con esta forma sana de cocinar para empezar el curso? 

2 Comentarios

  1. Habrá que probar. Yo solo he cocinado al vapor las verduras, y están buenísimas, mejor que cocidas; lo intentaré con otros alimentos.

    • Prueba con el pescado añadiendo al agua de cocción algunas hierbas aromáticas que te gusten y verás qué delicia, la textura es diferente al pescado cocido en agua y el sabor más intenso. Después con unas patatas también cocidas al vapor y espolvoreado todo con pimentón y un 1/2 cucharadita de aceite, tendrás un plato de auténtico Gourmet.
      Un saludo y gracias por estar ahí.

Deja tu comentario

Da una calificación