La Quinta de los Molinos y sus almendros en flor

La Quinta de los Molinos y sus almendros en flor

Usuarios

El almendro en flor nos anuncia la primavera. Acabamos de entrar en marzo, y los días se han vuelto un poco grises y tristes, pero no importa, sabemos que la primavera está a la vuelta de la esquina, por eso nos fuimos hace unos días, que el sol estaba de nuestra parte, a pasear por la Quinta de los Molinos, para impregnarnos de ese nuevo espíritu renovador que la naturaleza siempre aporta

Y me acordé de este post que mi compañera y amiga Teresa Garcisánchez escribió hace unos años sobre este parque. Quería recordarlo como signo de inspiración de que lo bueno siempre vuelve.

Es cierto que algunas cosas han cambiado. El que fuera un parque apenas transitado, hoy es visitado por un público numeroso, en parte quizá porque en estos tiempos pocas cosas más se pueden hacer que pasear en un entorno al aire libre, pero sigue mereciendo la pena acercarse en estos días de marzo a este lugar.

También hay que tener en cuenta que en estos momentos se encuentra parcialmente abierto debido a las labores de inspección y mantenimiento que se están realizando después de la impresionante nevada que cayó en Madrid.

La quinta de los molinos y sus almendros en flor

almendros-en-flor

Es un parque público, situado en la zona este de Madrid, un rincón de la capital poco frecuentado, ideal para desconectar, que alberga cerca de 8.000 árboles, entre pinos, cipreses, olivos y sobre todo almendros, repartidos en diversas zonas y que han dado fama a la finca.

En el mes de marzo, cuando la vegetación brota con energía para salir del invierno y los rayos de sol se hacen más intensos y luminosos, los almendros abren sus delicadas flores, ofreciendo una imagen de gran belleza natural, y con su precoz floración nos anuncian la primavera.

quinta de los molinos

El origen de este parque considerado Parque Histórico y Bien de interés cultural, se remonta al año 1920, cuando el conde de Torre Arias se lo regala al arquitecto alicantino César Cort Bortí y éste lo convirtió en un jardín de estilo mediterráneo, en homenaje a su tierra.

Cuando muere, sus herederos llegan a un acuerdo con el Ayuntamiento y pasa a ser de uso público en 1982.

Es un parque tranquilo, que no está masificado, un remanso de paz, donde las parejas pasean o se sientan en los bancos con cara de enamorados, otros aprovechan para hacer deporte, los perros corretean por el césped, y los niños juegan en las zonas infantiles.

Durante el recorrido nos vamos a encontrar senderos, grutas, fuentes, estanques, un túnel, un lago, una columna jónica, un palacete y la Casa del Reloj. Pequeñas sorpresas para ir descubriendo sin prisas.

 

Fuente

quinta de los molinos

Lago de la quinta de los molinos, madrid columna jónica

casa del reloj

Otro atractivo son los dos molinos traídos de Estados Unidos que dan nombre al parque. Utilizados para extraer el agua de pozos subterráneos y regar el terreno, sus estructuras metálicas de color rojizo contrastan con la verde vegetación. El Molino de la Casa del Reloj y el Molino de la Rosaleda de Palacio, siguen moviendo sus aspas con el viento y su ruido metálico rompe el silencio del lugar.

molino

molino en la quinta de los molinos

El recorrido te llevará una hora y media, los almendros están en plena floración, no te olvides la cámara de fotos, es todo un espectáculo.

almendros en flor

almendros

4 Comentarios

  1. Yo nunca lo he visitado, pero estoy deseando hacerlo. Seguro que merece la pena.

    • ¡Hola Julia!
      Te recomiendo, si puedes, que vayas un día de diario porque ahora con esta situación está mucho más concurrido, sobre todo los fines de semana. Un saludo y gracias por estar ahí.

  2. gracias por la informacion, buen comentario

  3. Gracias a ti. Por si estás interesada, las visitas guiadas son los sábados a las 11 de la mañana.
    Teresa

Deja tu comentario

Da una calificación