¿Sabes cómo lucir el mejor biquini este verano?

¿Sabes cómo lucir el mejor biquini este verano?

Algunos alimentos, tomados en exceso, abultan determinadas partes del cuerpo, especialmente la barriga, lo que en esta época del año puede llegar a suponer todo un problema. Vestidos ajustados, biquinis y camisetas cortas dejan a la vista unas curvas poco apetecibles. Bebiendo agua suficiente, haciendo una tabla de ejercicios adecuada y visitando el baño con regularidad, evitaremos que nuestra barriga se convierta en un globo sonda.

Es muy importante masticar bien los alimentos. Si masticamos mal los alimentos, éstos llegan al estómago sin triturar y necesita generar gran cantidad de ácido clorhídrico para poderlos deshacer, provocando gases, las digestiones se alargan y se dificulta la absorción de nutrientes básicos, favorece el desequilibrio de la flora intestinal y la mucosa. Los expertos dicen que hay que masticar cada bocado 20 veces. Si te parecen muchas, intenta contar cuántas veces masticas cada bocado. Seguro que son bastantes menos de 20. Quizá ese sea uno de los problemas por los que el biquini no te siente tan bien como te gustaría. Intenta masticar una más cada vez. Además de darnos cuenta de lo que estamos haciendo por nosotros, si masticamos bien:

  • La digestión comienza en la boca, porque la saliva contiene enzimas que descomponen los alimentos
  • Sólo comemos lo que necesitamos
  • Disfrutamos más de la comida porque las papilas gustativas las tenemos en la lengua y nos ayudan a percibir sabores y texturas. Si sólo tragamos, nos perdemos el placer de comer

Cuando aprendamos a masticar bien cada bocado, nuestro organismo dejará de producir demasiados gases y funcionará con total regularidad, dotándonos de un bienestar general.

Otro de las causas principales y más comunes de que determinadas zonas de nuestro cuerpo estén más infladas de lo que debieran, es la falta de agua. El ser humano debe ingerir, al menos, un litro y medio de agua al día, más aún durante el verano, que la sudoración y la pérdida de líquidos aumenta, provocando una pérdida importante en el cuerpo, de forma que el riesgo de no vaciar correctamente nuestro organismo de toxinas por falta de líquido que las transporte, es mayor. Es importante una buena hidratación para poder evacuar los residuos perfectamente, ya que los líquidos mejoran la circulación de éstos a lo largo del sistema digestivo. Lógicamente, el aporte hídrico se realiza no sólo a través de la bebida sino también del consumo de alimentos ricos en ella: caldos, sopas, zumos, frutas, hortalizas, etc.

No sólo los abdominales favorecen tu figura. El ejercicio físico es otro punto importante y necesario. Pero aunque algunas zonas de tu cuerpo parezcan reclamar a gritos una sesión extra de ejercicios, lo cierto es que sólo responderán favorablemente si haces trabajar a todo tu cuerpo por igual con alguna actividad aeróbica, y luego refuerces la zona abdominal con un tabla anaeróbica.

bikini este verano

Es esencial realizar actividades aeróbicas (andar, nadar, jugar al tenis, bailar…) al menos 3 días en semana, 30-40 minutos, para conseguir destapar los músculos abdominales, además de ayudarnos a fortalecer el aparato respiratorio y el circulatorio. No es necesario que realicemos sesiones interminables de ejercicios abdominales, basta con entrenarlos dos días a la semana para lograr fortalecer y tonificar esta parte del cuerpo. Los ejercicios deben ser concentrados y lentos para conseguir la mayor tensión en la zona trabajada, ya que de este modo lo que lograremos será el mejor desarrollo de los músculos de esta parte del cuerpo.Estos son los 3 movimientos abdominales básicos :

  1. Boca arriba, en una esterilla o colchoneta, manos a lo largo del cuerpo, cruza las piernas y llévalas al pecho a la vez que aprietas la tripa y aguantas unos siete segundos la postura. También puedes hacerlo estirando las piernas y apuntando con los talones al techo. Relaja unos segundos y repite 15-20 veces. Haz 5 series intercalando piernas cruzadas, estiradas y talones al techo.
  2. Una pierna sobre otra, en el suelo el mismo brazo que la pierna de arriba. La otra mano al lado de la cabeza. Levántate hacia un lado como si quisieras mirar la hora en la mano que tienes en el suelo. Gira todo el cuerpo sin cerrar el codo y con la barbilla hacia arriba. 15-20 repeticiones a cada lado (cambiando la posición de manos y piernas), y vuelta a empezar.
  3. Pies y la zona lumbar bien apoyadas, manos a los lados de la cabeza, sube al centro y vuelve a bajar sin que llegue la cabeza al suelo. 5 series de 15 repeticiones.

Deja tu comentario

Da una calificación