Cansancio y estrés se pueden vencer

Cansancio y estrés se pueden vencer

 

Nuestro organismo parece no estar preparado aun para afrontar la rutina del trabajo. Síntomas como cansancio y estrés son muy frecuentes en esta época del año y si no lo solucionamos a tiempo pueden afectar a la salud.

 

Cerca de un 35% de la población ha sentido alguna vez cansancio, apatía, falta de concentración y somnolencia. La mayoría de las veces provocados por una alimentación inadecuada, falta de nutrientes, exceso de tóxicos, demasiadas o escasas calorías… Los especialistas de la clínica de bienestar SHA Wellness Clinic aseguran que “los alimentos que ingerimos no sólo son nuestra principal fuente de energía sin que también proporcionan salud y bienestar a nuestro cuerpo. Lo ideal es mantener una dieta equilibrada y una actividad física constante durante todo el año, evitando excesos y altibajos”.

Por ello, es muy importante que día a día, corrijamos todos los excesos y malos hábitos que podamos tener, adoptando una serie de medidas que nos ayuden a reparar el organismo, evitando que aparezcan diversas patologías. “Es fundamental seguir una alimentación sana, rica en frutas y verduras frescas, evitar el alcohol y el consumo excesivo de algunos fármacos”.

Cansancio y estrés

 

CUANDO LA DIETA NO ES SUFICIENTE

Una dieta equilibrada consta de hidratos de carbono (glúcidos), proteínas y lípidos
(grasas), además de minerales, vitaminas, otros oligoelementos y agua. Algunos ácidos grasos se denominan esenciales porque nuestro organismo no los puede sintetizar y, como son necesarios, deben incorporarse con la dieta.

Conocemos la importancia de tomar los aceites Omega en nuestra alimentación y lo beneficiosos que son para la salud, pero lo cierto es que la dieta habitual suele

presentar carencias, en especial de aceites Omega3, ya que se calcula que estamos
en una proporción de 1 a 23, muy por debajo de la cantidad que nuestro organismo
necesita.

Los ácidos grasos Omega3 de cadena corta se encuentran en los aceites vegetales y contienen el ácido alfa-linoléico (ALA). En cambio los Omega3 de cadena larga se encuentran en el pescado azul y contienen EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido decosahexaenoico), siendo estos los verdaderamente esenciales para el organismo. Estos dos ácidos grasos son importantes por sus beneficios en la protección cardiovascular y del sistema nervioso, así como en la protección del estado general de salud.

Cansancio y estrés
¿Necesitas concentración? Om3gafort es el aporte diario necesario de Omega3 en la dieta habitual. Combinado con ingredientes naturales, el folato, fosfatidilserina, vitamina E, B6, B12 y ácido fólico, contribuye a la normal función psicológica y a la reducción del cansancio y la fatiga, gracias al DHA que contribuye al funcionamiento normal del cerebro. Su efecto beneficioso es a partir de 250 mg de Omega3 DHA al día. Se aconseja tomar 1 cápsula al día durante las comidas.
PVP: envase de 30 cápsulas / 18,95 €.

 

 

 

 

Cansancio y estrés

¿O simplemente espantar el cansancio? La jalea real es una sustancia completamente natural que favorece la sensación de bienestar, disminuye la fatiga y evita el cansancio. Arko Real, Jaleal Real con fósforo, Vitamina C, Vitamina PP, Vitamina B5 y  Vitamina B6, nos puede ayudar a superar esos temporadas de bajón para las que la alimentación diaria no es suficiente. PVP: 10 unidosis / 9.90 €.

 

CONSEJOS PARA QUE LA RUTINA NO ACABE CON NOSOTROS

  • Planificar y priorizar las actividades, tanto las laborales como las de ocio.
  • Respetar las horas de sueño y evitar la siesta.
  • Moderar el consumo de alcohol y cafeína. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central y puede agravar los síntomas de apatía; el café y las bebidas con cafeína, agudizan los síntomas de estrés.
  • Practicar deporte. Nos ayuda a liberarnos del estrés y las endorfinas que producimos al hacer deporte nos hacen sentirnos felices y relajados.
  • Evitar los pensamientos negativos y recurrentes. Reservar tiempo para salir a la calle a dar un paseo, escuchar música u otras actividades placenteras.
  • Pensar en positivo. Siempre hay momentos agradables. Descúbrelos, agradécelos y toma conciencia de todo lo bueno que nos rodea.

 

Deja tu comentario

Da una calificación