En la nieve, un paseo con raquetas

En la nieve, un paseo con raquetas

Usuarios

Es el momento de disfrutar de la nieve. Muchos son los que pasan el invierno esquiando, ‘surfeando’ o deslizándose en trineo. Pero hay una modalidad, cada día más extendida que, aunque es usada desde casi el inicio de los tiempos, hoy la podemos practicar como actividad recreativa. Un paseo con raquetas por un paraje nevado es algo que practicamente todos podemos disfrutar. Una forma de hacer ejercicio en la nieve para todos aquellos que no esquiamos.

Es una sensación única y especial. Disfrutarás de una naturaleza congelada, como si estuvieras dentro de una postal. Al ser recorridos donde no hay apenas gente, y las ramas de los árboles o pequeños arbustos se mantienen completamente estáticos, te sentirás transportado a un mundo con una belleza de cuento.

Necesitas. Unas raquetas de nieve, que se acoplan a las botas. Es un instrumento que reparte el peso corporal y consigue una mayor estabilidad y agarre sobre el terreno nevado. Además es recomendable añadir unos crampones, que son cómo una especie de pinchos que garantizan la sujección al suelo y posibles placas de hielo. Y un piolet, herramienta multifunción indispensable para este tipo de actividades.

Los bastones son una parte imprescindible del equipo ya que nos permiten guardar el equilibrio y ayudarnos en la progresión. Mejor si son telescópicos, es decir que tengan dos o tres tramos, eso nos hará más fácil su transporte y nos permitirá elegir la altura más conveniente para cada ocasión.Todo esto lo puedes comprar si te vas a hacer un ‘experto’ o alquilar directamente a pie de nieve. Si es la primera vez que lo haces, yo te recomiendo esto último.

nevasport.com

Lleva siempre una mochila con capacidad para algo de ropa, agua y comida. Vístete con varias capas de ropa y unos buenos guantes, también gafas para el sol. Unas botasmejor con Gore-Tex y  unos buenos calcetines, para tener calientes los pies.

Cómo se hace. No es nada complicado, cualquier persona puede hacerlo, a cualquier edad. Hay que acostumbrarse a andar con unos “pies” más anchos de lo normal, e intentar no trabarse, levantando los pies un poco más. Las raquetas de hoy en día, llevan fijaciones móviles que permiten al pie trabajar con libertad en las subidas y bloquearlo en las bajadas. También algunas incorporan sistemas de absorción de impactos al andar.

Si vas a hacer una travesía. Sobre todo la primera vez, conviene que te apuntes a alguna excursión organizada, pero si decides hacerlo por tu cuenta no te olvides de avisar a alguien de la ruta que vas a realizar y la hora de vuelta prevista. Si estás de vacaciones, díselo a alguien del hotel o donde estés alojado. En la montaña en invierno, hay muchos riesgos, lagos cubiertos, cornisas, aludes, laderas heladas, ríos, etc. Y sobre todo los cambios rápidos del tiempo. La tarde anterior a la travesía, estudia el mapa de la zona y la predicción meteorológica.

Una buena opción para mantenerse en forma. En 30 minutos puedes gastar unas 250 calorías. Caminar con raquetas es una estupenda manera de fortalecer el cuerpo, particularmente  las piernas. Según el terreno y condiciones de la nieve, se trabajan caderas, cuádriceps, glúteos,  pantorrillas, abductores y gemelos. Tambien fortalece el tronco por el esfuerzo realizado a la hora de subir cuestas y equilibrarse sobre la nieve.

3 Comentarios

  1. ¡Me gusta!

  2. Tal vez la pregunta sea un poco tonta pero es que yo nunca he practicado esto. ¿Las botas que debes llevar son especiales para las raquetas o sirven cualquier par de botas de senderismo?

    • En un principio, sirve cualquier bota que incorpore una membrana impermeable y transpirable.

Deja tu comentario

Da una calificación