Visita al Centro Termal de Uriage

Visita al Centro Termal de Uriage

 

Seguro que conocéis sus productos, pero a lo mejor lo que no sabéis es que su origen está en el Centro Termal de Uriage, en los Alpes franceses, un maravilloso lugar donde además de disfrutar del paisaje podemos tratar todo tipo de dermatosis inflamatorias y pruriginosas (con picor) en adultos y niños, como psoriasis, eccema, prurito, cuperosis, acné, rosácea, cicatrices, quemaduras y dermatitis atópica y seborréica. Hace unos meses estuvimos allí y todavía queda en nuestra memoria los buenos ratos que pasamos.

 

uriagetermal

 

 

El agua de Uriage es la más rica en sales minerales y oligoelementos en comparación con el resto de aguas termales utilizadas en dermatología (11.000 miligramos por litro), comparable con el suero fisiológico, de ahí que esté especialmente recomendada en afecciones respiratorias. Se utiliza, en el centro, en forma de pulverización nasal, lavados… El problema es su olor y sabor, a huevos podridos, lo que hace desagradable la entrada al establecimiento (aunque enseguida te acostumbras) y casi imposible su consumo (es sanísima por supuesto pero…).

También se utiliza de forma tópica, dejándola correr sobre la zona a tratar (en el caso de psoriasis por ejemplo), en emplastos (reumas, artrosis…), masajes vichy, chorro a presión, bañeras de hidromasaje…

 

Sus tratamientos están cubiertos por la Seguridad Social, y también se puede ir de forma privada. Lo ideal es hacer una cura completa de 2-3 semanas, bajo supervisión médica por supuesto. Pero no penséis que se os va a hacer aburrido porque, aparte del encanto del entorno,

sus alrededores son dignos de disfrutar. Aquí tenéis algunos de los atractivos que visitamos en nuestra estancia.

 

A tan sólo 12 kilómetro está Grenoble, una ciudad con más de 2.000 años de historia aunque probablemente más conocida como la sede de los X Juegos Olímpicos de Invierno en 1968. Subimos en teleférico

para ver las vistas desde arriba

incluído el acelerador de partículas

 

 

Y ya al mismo nivel, la biblioteca, la universidad…

 

Y muchas más cosas que os invito a descubrir. Sólo decir que también en este ‘viaje termal’ nos encontramos, como casi siempre, con ‘españoles por el mundo’,

visitamos la casa de Stendhal,

habitual del Gran Hotel Uriage, en el que la decoración de una de las habitaciones está inspirada en su presencia, igual que hay otras dedicadas a un buen número de personalidades que pasaron por allí (Coco Chanel, Colette, Sacha Guitry, Jean Reno, Barbara Hendricks…), yo me quedé en François Truffaut, director y crítico de cine francés.

Y lo mejor de la visita, al margen por supuesto de los tratamientos Uriage recibidos, el restaurante del hotel, Les Terrasses, con dos estrellas Michelín. No sólo cenarás de maravilla sino que además, te puedes llevar el libro de recetas firmado por su autor, Christophe Aribert

 

 

Deja tu comentario

Da una calificación