El día del lazo rosa

El día del lazo rosa

Usuarios

Hoy se celebra el Día Contra el Cáncer de Mama como recordatorio del compromiso de toda la sociedad en la lucha contra esta enfermedad. Por eso se me ha ocurrido hablar de los avances en los implantes mamarios. Ya sé que son muchas las mujeres a las que aun teniendo que ser operadas no se les extirpa el pecho, es suficiente con eliminar la parte dañada y apenas ven afectada su silueta.

 

Pero otras, incluso por prevención (véase el caso de Angelina Jolie) se ven obligadas a pasar por una mastectomía e implante de prótesis mamarias. Para ellas decir que hay descubrimientos sobre los tan temidos encapsulamientos y los más avanzados protocolos para minimizar su incidencia.

 

La contractura capsular es, probablemente, uno de los más importantes problemas que pueden dar los implantes con el tiempo. Pese a que su porcentaje de incidencia es pequeño,  quienes lo padecen quieren soluciones. Para ello, los cirujanos debemos conocer todas las causas que influyen en su aparición y trabajar para trazar protocolos de actuación preventivos cada vez más efectivos”. Comenta la Dra. Isabel de Benito, quien continúa diciendo que «todavía hay un gran desconocimiento entre las pacientes sobre qué es exactamente, qué lo produce y, sobre todo, qué últimos descubrimientos hay al respecto, así como todas las nuevas fórmulas de precaución que los cirujanos pueden tomar para reducir al máximo la incidencia de esta problemática«.

 

Pero, ¿Qué es un encapsulamiento?

«Todos los implantes que se introducen dentro del organismo siempre van a formar una cápsula alrededor. Se trata de una reacción de nuestros tejidos al cuerpo extraño que supone el implante. La formación de dicha cápsula es un fenómeno biológico positivo, que puede considerarse parte del proceso de cicatrización normal y es necesario para un buen resultado estético de la cirugía: la cápsula separa el implante de la mama y del resto de los tejidos y le otorga consistencia«.

Jorge Mejía peralta

Entonces, ¿dónde está el problema?

En ocasiones (un porcentaje ínfimo) la cápsula se forma de una manera débil o incompleta, lo que en el caso de la cirugía de pecho puede implicar problemas como que, por su debilidad, no logre ‘sujetar’ bien el implante y éste caiga de manera poco estética. A veces también la cápsula se empieza a engrosar y contraer con el tiempo, la conocida contractura capsular periprotésica: una situación clínica que puede variar desde un ligero endurecimiento de la mama a una deformación de la misma, pudiendo llegar a endurecerse extraordinariamente y causar dolor, así como importantes distorsiones de la forma y el volumen de las prótesis.

 

¿Y por qué sucede?

«Hay más de 30 factores que pueden influir en el desarrollo de una contractura capsular. Unos dependen del tipo de prótesis, otros de la técnica quirúrgica y otros de la biología de las propias pacientes». Entre ellos: 

  • «Numerosos estudios han demostrado que los implantes texturizados o ‘rugosos’ presentan menor porcentaje de contractura capsular que los implantes lisos«.
  • También se ha demostrado una mayor incidencia de contractura capsular (hasta ocho veces mayor) en implantes colocados en posición subglandular (‘detrás del pecho’), frente a los colocados en espacio subfascial, submuscular o parcialmente submuscular. «Probablemente la explicación de este hecho radique –en palabras de Isabel de Benito- en la existencia de un tejido interpuesto entre la mama y el implante que evite el contacto directo con los conductos mamarios y la flora bacteriana contenida en ellos«.
  • Rotura del implante.
  • Ciertas enfermedades de tejido conectivo.

 

 

Población micro-bacteriana muy resistente alrededor de la prótesis.

«Existen microorganismos que pueden colonizar los implantes mamarios mediante la adherencia de las bacterias a su superficie, dando lugar a infecciones que, pese a no mostrar sintomatologías evidentes, predispone a la contractura capsular. Estas poblaciones bacterianas se organizan en estructuras específicas, que aumentan su resistencia a los antibióticos y al propio sistema inmune.»

 

Más vale prevenir

Aparte de las habituales (uso de antisépticos para el lavado de la piel de la región a intervenir y suministro de antibióticos por vía oral ) la Dra. Isabel de Benito habla de:

  • Tapar con un apósito el pezón durante la cirugía, para evitar la salida de bacterias del conducto durante la intervención.
  • Realizar las incisiones para inserción del implante en el surco submamario, en lugar de en la región del pezón, donde hay mayor población bacteriana y más posibilidades de que se contamine la prótesis al introducirla.
  • Evitar en lo posible manipulación excesiva del implante o de los tejidos.
  • Lavar los bordes de la incisión y el implante con triple solución antibiótica inmediatamente antes de la introducción.
  • Usar antibióticos de amplio espectro por vía intravenosa durante la cirugía.
  • Dejar siempre drenajes postoperatorios, un mínimo de 24 hrs. para evacuar toda la sangre residual incluso de pequeños hematomas.
  • Drenar de manera manual durante el período postoperatorio, mediante diversas técnicas de fisioterapia la inflamación residual que pueda quedar.

 

ck one color se asocia a la lucha contra el cáncer de mama. Con la venta del labial shine lipstick 200 rusch en edición limitada, cuyas ventas se destinarán a la causa.
De venta exclusiva en El Corte Inglés

 

Si os ha gustado este tema, también puede interesaros:

Antes de decidir un aumento de pecho

 

1 comentario

  1. Que gran artìculo has escrito, es muy importante para las mujeres que han pasado por esa terrible exoeriencia saber que pueden volver a estar igual que antes. Felicidades tu blog es fantàstico. Sabes unir los conceptos de belleza y salud, eso es importante para estar bien con uno mismo,

Deja tu comentario

Da una calificación