¿Es el surimi un alimento saludable?

¿Es el surimi un alimento saludable?

Usuarios

ensalada con surimi

Dentro de una dieta equilibrada, el pescado, como ya hemos comentado en alguna ocasión, es imprescindible. El surimi, carne de pescado procesada, puede sustituir alguna ingesta, sobre todo en aquellas personas que detestan las espinas y por miedo a encontrárselas en el plato reducen la cantidad de pescado en su dieta considerablemente.

He de decir que soy una cocinillas nata, me encanta estar entre fogones y dedicar horas a todo tipo de recetas. Además el pescado es mi pasión. De todos los colores, azul, blanco, y en todas sus versiones, a la plancha, al horno, en guisos, marinados.

Por eso el surimi nunca fue mi fuerte salvo ocasionalmente en alguna ensalada y de modo esporádico como aperitivo en su versión gulas al ajillo (teniendo en cuenta que mi presupuesto no me permite acceder a su equivalente natural, las angulas).

Por eso y también porque era de las fervientes creyentes de que el surimi se elaboraba con todos los desechos del pescado. Ignorancia la mía que por otra parte no me parecía mal (como basurilla de pro me parece estupendo aprovechar espinas, piel y partes poco nobles de alimentos para su consumo procesado, de hecho mis caldos y fumés están elaborados en su mayoría con productos ‘de desecho’).

Pero vamos, que si bien soy fan de la cocina de aprovechamiento, no me entusiasma comprar preparados a base de ‘reciclados’ porque pienso que añaden demasiados ‘conservantes y colorantes’ que me provocan ciertos reparos.

El surimi se fabrica con lomos de merluza y/o abadejo

Como casi todas las creencias a las que nos acogemos así como así, resultó ser falsa la que yo seguía respecto a este producto, para nada se elabora con restos. Para su elaboración se utiliza los lomos de merluza y abadejo pescados como mucho con 48 de antelación, tiempo insuficiente para que parásitos como el anisakis abandonen el intestino del animal y se propaguen.

Es decir que se utilizan las partes más nobles de un pescado de máxima frescura libre de anisakis.

en la puerta de Angulas Aguinaga

 

¿Y por qué sé todo esto? Porque me lo contaron este verano en una visita al Centro de innovación de angulas Aguinaga, que ni está en Aguinaga ni hay angulas cerca, pero como surgió como alternativa a la desaparición del preciado animal símbolo casi del País Vasco, pues así se quedó.

Vale que cada uno vende lo que le interesa, pero es cierto que cuando te cuentan las cosas tal y como son no tienes por qué dudar, sobre todo porque esto no es cuestión de fe sino de datos y formas de trabajar.

Me resultó interesante saber que tras caer estrepitosamente la captura de la angula en los años 80, las familias que se dedicaban a este menester decidieron unir sus fuerzas para salir adelante.

 

 

plato de gulas al ajillo con jamón de patoHabían oído hablar de un producto a base de pescado que se procesaba en Japón y con el que fabricaban unos sustitutos de palitos de cangrejo, llamados así porque lo que pretendían era simular la preciada carne que el animal guarda en sus patas, y decidieron intentar hacer lo mismo pero para conseguir un producto similar a las angulas.

Tardaron años en conseguir el sabor de tan delicioso manjar, que aseguran de parecido razonable. Una de las cosas que me llamó la atención es que su color, negro en el lomo, es de procedencia natural, de la tinta del calamar.

De la misma manera que el anaranjado del ‘palito’ no es más que pimentón, y de la Vera.

 

Con parte del equipo de Angulas Aguinaga, de comunicación Nota Bene, y mi compañera Amelia Larrañaga

 

En fin que me lío, que yo solo quería contaros que el surimi, es un procesado de pescado a base de lomos de merluza y abadejo. En todos los casos, incluso en las marcas blancas y baratas, aunque en estos casos pueda tener más o menos cantidad de pescado.

Krissia asegura que en sus barritas hay el más alto porcentaje de pescado del mercado, pero que en todas las marcas la procedencia es de lomos de pescado, porque no es posible elaborar este producto de otra manera.

una mano y un cuchillo cortando barritas de surimi krissia

Os contaría muchas más cosas que aprendí, pero me enrollaría demasiado. Así que basta saber con que el pescado contiene numerosos nutrientes beneficiosos para nuestro organismo como proteínas de calidad, necesarias para el crecimiento y el desarrollo de los huesos en los niños, ácidos grasos omega 3, que ayuda al desarrollo de la visión, vitaminas como la B₁₂, que únicamente puede encontrarse de manera activa en alimentos de origen animal y participa en funciones como las del sistema inmune y ayuda a reducir el cansancio y la fatiga; y minerales como el selenio, que protege frente al estrés oxidativo.

Todas estas virtudes no se pueden sustituir con el surimi, pues no deja de ser un procesado, pero si nos puede servir para completar la ingesta semanal de pescado cuando esta no ha sido suficiente por falta de tiempo o ganas de comer pescado fresco.

Las barritas Krissia mantienen un equilibrio entre proteína, grasa e hidratos. Contienen Omega-3, vitamina B₁₂ y selenio y son ideales para añadir a cualquier receta, ensalada, pincho, salteada al ajillo, añadida a platos marineros de legumbres o salsa, y equilibrar la alimentación. “Su bajo contenido en grasa lo convierte en un alimento saludable y exquisito incluso como snack para media mañana o para las meriendas de los niños”.

Nos puede servir para iniciar a los más pequeños en el consumo de pescado, como paso previo a los lomos de pescado blanco, más tarde azul y como básico de una dieta completa, su versión al natural con espinas incluidas que tendrán que aprender a eliminar por sí solos si queremos que de adultos tengan una alimentación sana y equilibrada.

Hay que motivar el consumo de pescado en los más pequeños.

El surimi es una forma de conservación ancestral de pescado procedente de Japón, que se realiza con filetes de pescado muy fresco. La idea surgió para preservar la proteína de pescado por más tiempo y ofrecer diversidad de productos. El surimi con el que se elabora Krissia se realiza con los filetes del abadejo de Alaska, que es una especie de la familia del bacalao y uno de los pescados recomendados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición por su bajo contenido en mercurio. Así, son una fuente de proteína de pescado de alta calidad, con un bajo contenido en grasas y azúcares, y que no contienen conservantes ni colorantes artificiales. Una manera sencilla de complementar una alimentación saludable, perfecta para todos los públicos, incluyendo embarazadas y niños.

3 Comentarios

  1. Muy interesante esta información. Yo era de las que pensaba que los palitos de surimi eran más bien plástico, ni siquiera que se hicieran con despojos de pescados sino directamente con «cosas» y saborante. A ver, no creo que me aficione ahora a ellos porque su sabor tampoco me entusiasma pero está bien saber que es una buena y saludable alternativa al pescado.

    • ¡Hola Julia!
      Efectivamente son muchos los bulos que corren en torno a la alimentación, y este es uno de ellos. Por supuesto, cada uno tiene sus gustos, yo también prefiero una buena merluza, pero es interesante saber que si un día no tienes tiempo de preparar un plato elaborado, puedes recurrir a determinados productos alternativos antes que a otros sin necesidad de recurrir más ‘químicos’ de los necesarios en t dieta.
      Un saludo y gracias por estar ahí.

Deja tu comentario

Da una calificación