Un buen cepillado de dientes

Un buen cepillado de dientes

 La verdad es que hace ya unos meses que tenía ganas de contaros mi experiencias con mi nuevo cepillo dental eléctrico. Puede parecer una bobada pero una buena higiene no solo embellece los dientes, a mí me hace sentir más segura, más feliz conmigo misma, es como saber que has acertado en tu elección de outfit antes de salir de casa. Yo, cada vez que me lavo los dientes con el cepillo adecuado, la pasta adecuada y durante el tiempo adecuado, me doy por satisfecha. Por eso hoy quiero hablaros de mi último descubrimiento, Philips Sonicare ProtectiveClean Series 6100, una limpieza suave y efectiva a la vez. Porque no se trata de ser agresivos con el cepillado, que luego el esmalte y las encías se resienten.

Presión, la justa

Su tecnología de sensor de presión alerta cuando aplicas demasiada presión, porque es cierto que a veces, con las prisas o el estrés y la mil cosas que tenemos en la cabeza, nos olvidamos lo que estamos haciendo y cepillamos con una fuerza casi dañina. Así el sensor nos hace volver a la realidad, que es de lo que se trata, ser conscientes del presente, del cepillado cuando nos lavamos los dientes, y nada más. Es una experiencia de cepillado suave, encías más sanas, dientes más limpios y sonrisa más blanca.

Limpieza segura

Porque hablamos de hasta 62.000 movimientos por  minuto que baten la pasta dental y forman burbujas que combaten la placa, introduciéndose entre los dientes y a lo largo de las encías para una limpieza completa y eficaz. Dispone de tres modos de limpieza -básica, protección de encías y blanqueamiento- y tres ajustes de intensidad que permite el nivel perfecto de vibración para cada limpieza. Incluye dos cabezales de blanqueamiento, diseñados para eliminar hasta el 100% más de manchas y conseguir dientes más blancos en tan solo una semana, gracias a sus cerdas centrales de alta densidad. Además, los cabezales tienen un microchip integrado, que permite al mango del cepillo identificar el modo de limpieza y la intensidad correctos. A veces somos perezosos a la hora de cambiar de cepillo; la tecnología BrushSync alerta con una luz en el mango cuando es hora de reemplazar el cabezal, cada tres meses. Así, siempre estamos seguros de que el cepillo está dando lo mejor de sí.

Contigo a todas partes

¿Te vas de viaje y no puedes posar si tu cepillo (a mí me sucede)? Me llevo mi funda de viaje, que es a su vez cargador, para mantener el cepillo de dientes completamente cargado en el camino, y disfrutar de una limpieza suave y efectiva al llegar a destino.
Philips

Deja tu comentario

Da una calificación