Sol y cicatrices

Sol y cicatrices

 

La exposición solar a veces es  inevitable. Pero en el caso de tener cicatrices, proteger la piel es imprescindible. Los efectos que los rayos ultravioletas tienen sobre ellas son irreparables.

El Dr. Xavier Santos Heredero nos aporta algunos datos y consejos sobre cómo enfrentarse a los UV en casos de tejidos en proceso de cicatrización. Aunque un estudio reciente demostró que la radiación UV-B podría reducir en cierta medida la hipertrofia de las cicatrices, algunos ensayos controlados y aleatorios en animales y humanos han determinado que la radiación UV aumenta la pigmentación en las cicatrices y agrava su aspecto clínico.

Estos datos confirman la necesidad de evitar la exposición al sol y, en caso de que sea difícilmente controlable, el uso de pantallas solares como parte del cuidado habitual de las heridas quirúrgicas.

Las pantallas solares son productos tópicos que absorben o reflejan parte de la radiación UV sobre la piel. La eficacia de la protección solar dependerá de factores como el tipo de piel y su capacidad de absorción, de la cantidad de producto aplicada, frecuencia de la repetición de las aplicaciones, actividades desarrolladas durante la exposición al sol.

 

Sol y cicatrices cicatrices

 

Tanto el factor de protección solar (FPS) como la forma de aplicación influyen sobre la cantidad de bloqueo de la radiación UV. Según los expertos, un espesor de pantalla solar de 2 mg/cm2 sobre la piel ofrece un nivel alto de fotoprotección. Los estudios han demostrado que la mejor protección se logra con la aplicación de pantallas solares entre 15 y 30 min antes de la exposición, seguida de una nueva aplicación 15 a 30 min después de haber iniciado dicha exposición.

Se deben aplicar pantallas solares de amplio espectro, con un factor de protección solar de al menos 30, utilizando cremas opacas en lugar de geles transparentes. También es buena idea usar pantallas solares capaces de bloquear totalmente la luz solar (FPS 50+)  así como la de la importancia de la sombra, la ropa y los sombreros de ala ancha como acciones complementarias para reducir la exposición UV de las cicatrices.

Puesto que hasta un 40% de la radiación ultravioleta del sol llega a la tierra en un día completamente nublado, hay que proteger la cicatriz en todo momento durante sus actividades en el exterior.

Deja tu comentario

Da una calificación