3 mitos de barro sobre el <h1>cabello y sus cuidados</h1>

3 mitos de barro sobre el

cabello y sus cuidados

 

Si te arrancas una cana, te saldrán 7; cepillarse el pelo hace que se caiga; Si en un producto pone ‘natural’  es porque lo es 100%. Son muchos los mitos en torno al cabello y sus cuidados, aunque aquí sólo te derrotamos a 3, de la mano de María Castán, experta científica global de Wella.

 

1.- Arrancarse las canas no hace que crezcan más 

El cabello natural contiene pigmentos naturales llamados melanina. La melanina es producida en la raíz del cabello por unas células especializadas llamadas melanocitos y desde ahí es donde va a generar nuestro color natural. La cana o cabello blanco aparece cuando los melanocitos dejan de producir melanina. Nuestro cabello ya no va a contener pigmentos naturales, y la ausencia de ellos es lo que da al cabello el color blanco.

Las razones por las que las células dejan de producir melanina es un complejo sistema que aun no se conoce en profundidad pero sí sabemos que está regulado por los genes. Esto quiere decir, que la cana va a estar “programada” por nuestro sistema genético y que desgraciadamente hoy en día aun no podemos hacer nada para evitar que los genes manden esa señal para detener la producción de melanina.

Se sabe, por otros estudios diferentes, que los genes pueden ser influenciados por factores externos como por ejemplo el estrés, sin embargo no es el único factor que va a influenciar en el proceso genético. Por ello, aunque el estrés es definitivamente un factor negativo, no se ha descubierto una correlación directa con la producción de melanina.

Lo que no es cierto, es que por arrancar una cana, vayan a crecer más. Cada cabello nace de un solo folículo, así que si se arranca la cana o se cae de forma natural, solo se puede reemplazar por un cabello que va a nacer del mismo folículo, no de otros folículos adyacentes.

 

wella

 

2.- Los productos naturales no siempre lo son

No todos los productos para el cabello que dicen ser naturales están libres de ingredientes químicos. Hay muchos de ellos que contienen productos naturales como extractos de plantas, pero el resto de la formulación suele contener ingredientes de origen químico.

Para estar seguros de qué productos no contienen químicos, lo mejor es leer la lista de ingredientes que está en la parte de atrás del envase. Si de verdad se busca un producto natural, es fácil reconocerlo, porque normalmente no tendrá perfume, será de apariencia más rústica y probablemente deje el cabello no tan suave o brillante como se esperaría de un producto comercial hoy en día.

Por lo general, tienen mala fama los sulfatos, las siliconas y los parabenos, aunque la realidad es que ninguno de los 3 grupos de ingredientes son malos ni nocivos para el organismo, sino no podrían ser parte de nuestras formulaciones, ni de la industria cosmética en general. Cada uno aporta una serie de beneficios como crear más espuma, dar brillo y proteger el cabello, y preservar la calidad del producto, respectivamente. Lo que sí es cierto, es que hay personas que no les gustan y quieren tener otras opciones.

 

3.- El cepillado del cabello no hace que caiga más rápido

Hay muchas mujeres que tienen pánico a la hora de cepillarse el cabello porque piensan que el cepillo les va a ‘arrancar’ fibras, y la realidad es muy distinta. Siempre y cuando utilice un buen cepillo y el cepillado diario sea normal –es decir no agresivo, ni excesivo-éste no va a acelerar la caída. El cepillo va a retirar aquellas fibras capilares que ya se habían caído y no estaban ‘ancladas’.

Es normal perder una media de 50-100 cabellos cada día, por lo que no debemos preocuparnos. Por otro lado, existe una falsa creencia en torno a las raya del cabello. Esta no va a influenciar en absoluto en una mayor o menor caída del cabello en esa zona. No hace falta cambiarla de lado a no seR que se quiera tener un nuevo look.

 

Si te gustó este tema, puede que también te interese:

Y no te olvides compartirlo en las redes:

Deja tu comentario

Da una calificación