Una sesión de Velashape

Una sesión de Velashape

Contra la celulitis y como remodelación corporal, está claro que una sesión no es suficiente. Pero ya os he contado alguna vez que, aunque es un problema que afecta a más del 90% de mujeres, yo estoy entre ese mínimo restante que apenas lo sufre.

Así que no os voy a hablar de los resultados comprobados de la tecnología Velashape, pero sí el protocolo y sensación de haber probado uno de sus tratamientos para que sepáis en qué consiste a través de mi experiencia y, eso sí, lo que promete este procedimiento como alternativa a la liposucción, un paso por el que no todas las mujeres están dispuestas a pasar por falta de tiempo, condiciones económicas o, simplemente, cero ganas de cirugía.

RÁPIDO, CÓMODO E INDOLORO. Decidido, ahora que todas estamos, por eso del biquini, con el ‘culo al aire’ nos damos cuenta de que flacidez, celulitis y un tejido no del todo compacto afean nuestra silueta, más visible en traje de baño. Así que decido acudir a Elite Laser (tel.: 91 5 60 01 11) a probar una sesión de Velashape. Tras una breve visita, el médico me confirma que sí, que precisamente es en esa zona donde yo me lo he notado donde necesito mejorar el aspecto de mi piel, la banana glútea, más o menos.

Tumbada boca abajo en la camilla, la doctora empieza a pasarme el cabezal desde encima de las rodillas hasta el principio del glúteo, de dentro a fuera en pasadas regulares que semejan un masaje mecánico («si está muy caliente o notas alguna molestia me avisas»). Es más bien agradable, una especie de rodillo te aprieta, te pinza, te suelta, te sube, te baja. Así, más o menos unos 10 minutos, para después  pasar a la otra pierna. Al principio no notas la temperatura pero luego la zona se va calentando. He de reconocer que en algunas zonas, al final, el calor es un poquito inaguantable, pero apenas son unos segundos y cuando quieres quejarte ya ha terminado.

La sesión completa son unos 20 minutos, el gel conductor que se aplica al inicio se absorbe por completo y sólo queda vestirte y marcharte. No notas nada más en ningún momento del día.

CÓMO FUNCIONA. Velashape utiliza la sinergia de distintas tecnologías para un mejor funcionamiento. Láser infrarrojo que calienta el tejido. Radiofrecuencia bipolar que trabaja más en profundidad. Mecanismo de vacio, masaje que permite dirigir la energía al tejido.

En un solo tratamiento conseguimos un aumento del metabolismo, se reduce la viscosidad de las células grasas, mejora la textura de la piel, la actividad de los fibroblastos y el colágeno en general. Trata abdomen, glúteos y muslos, celulitis y reducción de la circunferencia.

Resultados visibles en dos sesiones y óptimos en un cómodo protocolo de 4 a 6.

Si te gustó este post, quizá también pueda interesarte:

Deja tu comentario

Da una calificación